Noticias

Noticias

 

Para mi ir al volcán Copahue por la ruta chilena, junto a buenos amigos, fue darme un gusto. El Copahue por la ruta chilena se ubica en un lugar alejado y aislado. Puesto Piedra, es el último poblado en nuestro camino, es una comunidad pehuenche que queda a 6 horas de Temuco.

Para  llegar allá, se sortean caminos de tierra de gran belleza y grandes precipicios, una vez llegados a Ralco, en Alto Bio Bío, hay que continuar el camino hasta Puesto Piedra, distante 61km de Ralco, desde allí hay que seguir a las termas de Chanchoko, lugar ubicado a tan solo 6 km de Puesto Piedra, pero con un camino en tan malas condiciones que se necesita un auto 4x4 y un buen conductor para sortearlo, en este tramo se consumen 40 min de viaje, pero al llegar a Chanchoko, propiedad de la familia Paine, se descubre un cajón hermoso, lleno de esa belleza de montaña que conmueve.

 

Allí en Chanchoko hicimos nuestro campamento y desde ahí salimos apenas llegando a reconocer ruta, en nuestra exploración (puesto que sólo teníamos nociones y no encontramos descripción de ella en ningún lado) encontramos en el camino a varios integrantes de la comunidad pehuenche de Puesto Piedra que se trasladan a caballo de regreso de Argentina por senderos que nosotros apenas cabemos, pero en los que los caballos con gran habilidad transitan sin ningún problema, conversando con ellos nos contaron que allá, en el pueblo de Copahue distante a dos horas a caballo de Puesto Piedra, se surten de muchos productos, la mayoría traía en sus aperos yerba mate y cigarros.

Don Diofilo habitante de Puesto Piedra, se detuvo a conversar con nosotros y a compartir amablemente un poco de la bebida que venía consumiendo, "ganzia" la cual amablemente nos ofreció.

 

Luego de un par de horas de camino, logramos divisar el volcán Copahue, estábamos a 450 metros de la frontera, inspeccionada la ruta, nos prestamos a regresar al campamento a comer, descansar y preparar el plan del día siguiente.

 

 

Despues de una reponedora noche de sueño, partimos a eso de las 5:30 de la mañana, volvimos a pasar por los mismos senderos expuestos del día anterior, con mucho cuidado, pues aun no amanecía y bien atentos porque ya comenzaban los baqueanos a transitar y había que dejar fluir el tránsito de caballos.


Fue una linda jornada que nos llevó a alcanzar la cumbre a eso de las 10 de la mañana en un día semi nublado con condiciones ideales para subir, logramos apreciar la gran fumarola que emanaba del cráter, así como poder divisar los poblados del lado argentino, Copahue y Caviahue.

 

Desarmamos el campamento, cargamos nuestro equipo y emprendimos el retorno a Temuco, sin antes dejar de pasar a comer algo al restaurant “La Envidia”, en el poblado de Ralco.

El regreso a Temuco fue largo, es cierto, pero nos dejó esas ganas de volver a disfrutar de un lugar maravilloso, amenazado por las geotermias y que ojala se pueda mantener intacto para preservar la forma de vida de las comunidades adyacentes y el paisaje del lugar. Es un viaje que me dejo lleno el corazón, una bella experiencia que los invito a realizar.

Participaron de esta actividad: Isa Hernández, Karen Tillería, Javira Urzúa, Erwin Vásquez, Claudio Gómez

Asociación de Montaña Araucanía

Revisa el Clima

Rutas: andeshandbook.org

Registro

Ingreso de socios

Síguenos en nuestro canal

Federacion Andinismo Chile

Siguenos en Facebook

SIGUENOS EN FACEBOOK